“La ingeniería cada vez va a ser más necesaria”

Trenque Lauquen: Entrevista a Carlos María Ford, ingeniero industrial.

El reconocido profesional, quien cuenta con una vasta experiencia dentro de este campo, dialogó con La Opinión y contó diferentes aspectos de su trabajo el cual canaliza por diferentes espacios: educativo, institucional, social, legislativo y periodístico.

El último martes se conmemoró en el país el Día del Ingeniero y La Opinión quiso abordar esa jornada con una entrevista a un reconocido profesional de Trenque Lauquen. Se trata del ingeniero industrial Carlos María Ford quien contó detalles de su carrera, su vasta experiencia en distintos campos de la disciplina que maneja y sus proyectos a futuro.


También, hizo hincapié en todas las vías por las cuales canaliza su conocimiento: dictando clases en la UTN Facultad Regional, diseñando proyectos que tienen un fin social y comunitario destacado, brindando asesoramiento a través de un programa radial, siendo integrante del Colegio de Ingenieros y, también, con la presentación de iniciativas en el HCD para que las mismas puedan ser aplicadas a nivel comunitario.
Un rápido repaso por su carrera indica que Ford inició sus estudios en la UTN Trenque Lauquen los cuales, finalmente, culminó en la ciudad de La Plata. “Soy nacido en Trenque Lauquen, hice la primaria y secundaria en el colegio Di Gerónimo. Desde chico supe que iba a ser ingeniero, pero le quise dar a mi carrera una formación más humanística, por eso soy bachiller y no técnico. Porque se dice que los ingenieros somos fríos, calculadores, poco emotivos y, por esa razón, quería tener una base humanística”, contó.


Desde 2004 se desempeña como docente en la UTN Facultad Regional de la carrera de Ingeniería Industrial. En 2005, cuando la cerrera que se dicta a nivel local aún no tenía egresados, el entrevistado fue coordinador de la misma. “Antes de eso me desempeñé como docente en La Plata y luego también ejercí la docencia en una escuela técnica de Ensenada”, cuenta quien, a lo largo de su vida, tuvo diferentes experiencias que lo vinculan con la enseñanza.
Además Ford trabaja en la Cooperativa de Electricidad desde el año 2006.

Multifacético


El entrevistado cuenta que forma parte del Colegio de Ingenieros desde el 2015 donde representa a Trenque Lauquen en el Distrito III que tiene sede en Olavarría.


“Hoy, después de muchos años, el Colegio de Ingenieros tiene una sede propia en construcción en calle San Martín y Mollard, sino cada vez que nos reuníamos tenía que ser en la casa de uno de los miembros”, dijo antes de recordar su paso, como presidente, en el Centro de Ingenieros.


Respecto de su tarea como docente, Ford explica que esa parte de él “es la forma de devolverle a la sociedad” la posibilidad que le dio de estudiar. “En lo que respecta a la parte social de mi trabajo, hago desarrollos con fines sociales. Actualmente diseñé un teclado especial para alumnos para gente que tiene problemas de movilidad (motricidad fina), que no pueden utilizar un teclado común. Este teclado es muy fácil para usar por cualquier persona que se asuste con las 110 teclas que tiene un teclado.

No es una idea mía, sino que pertenece a la docente Julieta Dobal quien tuvo esa idea de crear un teclado lo más grande posible al cual se le sacan las teclas ‘redundantes’, las que menos se utilizan, y se le pone color específico a cada tipo de letra, sean vocales, consonantes, números, barra espaciadora.

Entonces al alumno le resulta más fácil manipularlo”, detalla.
En el mismo sentido, contó lo realizado con la creación de un mouse el cual puede utilizase sólo presionando el botón izquierdo, sin necesidad del derecho ni de la ruedita.

Emprendimientos privado


De la misma manera, Carlos Ford dedica mucho esfuerzo al desarrollo de diferentes herramientas útiles que pueden aplicarse en la vida cotidiana. “Toda la vida he desarrollo lo que sé que no existe. Por ejemplo, hoy con el Coronavirus, que recomiendan no tocar los picaportes, yo, hace más de 25 años, desarrollé un pedal para abrir una puerta con un pie sin necesidad de tocar el picaporte”, contó entre otras muchas creaciones.

Actualidad


Consultado sobre si la pandemia y el posterior aislamiento modificó parte de su trabajo, el ingeniero comentó: “Como docente doy clases por Zoom, trato de dar una clase amena para los alumnos. Desde el trabajo accedo o desde mi casa a la computadora que está en la Cooperativa y hacemos reuniones por Zoom también. En el Colegio de Ingenieros, por el que antes viajaba a Olavarría o a otras localidades del distrito, también mantengo reuniones por esta misma vía. Desde ese punto de vista todo se sigue haciendo”.


Además señaló la parte positiva de la presente circunstancia: “Todo esto hizo que mucha gente se informatice la cual antes pensaba que no era necesario. Antes había documentación que se mandaba por un comisionista y hoy se manda por e-mail. Entonces, a muchos empleados grandes no le quedó otra que informatizarse”.

El futuro


Respecto a los años por venir, Ford afirma que aún le queda mucho por hacer. “El año pasado se murió una tía que tenía 104 años. Y yo lo digo un poco en broma y un poco en serio, que me pienso morir a los 105. Entonces tengo muchos años para desarrollar todo lo que me gustaría hacer. Porque la ingeniería va a seguir su crecimiento, hoy somos muy tecnológicos, abrir un portón motorizado nos parece normal. Tiene que haber un ingeniero que lo desarrolle y por eso la ingeniería cada vez va a ser más necesaria en el mundo que se viene”, cerró.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.