La delegación Tandil del Colegio de Ingenieros valoró la importancia de la tarea de los profesionales

El integrante del Círculo de Ingenieros de Tandil, Guillermo Trinchero, abordó detalles relacionados al desarrollo del ejercicio profesional. Repasó los desafíos que impuso la pandemia y ratificó el acompañamiento a los asociados. Además, hizo una referencia a la importancia de cumplir con el servicio de higiene y seguridad en el trabajo.

El integrante del Colegio de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires y del Círculo de Ingenieros de Tandil, Guillermo Trinchero, destacó la importancia de la profesión, a la que calificó de “muy noble”, en todas sus especialidades, ratificó el compromiso de responder a las demandas de los matriculados y puso el enfoque en la importancia del servicio de higiene y seguridad en el trabajo.

En diálogo con El Eco de Tandil, el ingeniero mecánico, especializado en higiene y seguridad en el trabajo, explicó que el Colegio de Ingenieros tiene su sede central en La Plata.

La institución se encuentra distribuida geográficamente en siete regiones denominadas distritos, que comprenden la totalidad de los partidos de la provincia. En cada uno funciona una ciudad como cabecera y luego se componen por delegaciones y/u oficinas de visados.

El Distrito III tiene su sede central en Olavarría y, entre las delegaciones, se encuentra la de Tandil, que tiene sus oficinas en Uriburu 1225. Además, la región la componen las ciudades de Azul, Bolívar, Pehuajó, Saladillo, Trenque Lauquen, 9 de Julio, 25 de Mayo, Las Flores y Daireaux.

En paralelo, la representación institucional en el orden local se complementa con el Círculo de Ingenieros, que cuenta con unos 50 matriculados, representantes de distintas especialidades, desde ingeniero civil, en alimentos, en seguridad e higiene, químico, industrial, mecánico, electrónico, electromecánico, hidráulico, en sistemas, agrónomo, textil, en minería, entre otros.

Una profesión “muy noble”

Además de asesorar y brindar acompañamiento, la entidad cuenta con un listado con los nombres de los profesionales matriculados según la especialidad disponible para quienes requieran hacer una consulta.

Por otro lado, los profesionales matriculados, cada vez que acuerdan un trabajo con una empresa, institución o particular, celebran un contrato de ingeniería. El documento se presenta en la delegación para obtener el visado correspondiente.

En ese acto, se observa el estado de la matrícula del profesional y que la actividad a desarrollar se encuentre contemplada en el vademécum que tiene el Colegio de Ingenieros. “En mi caso, no podría hacer una vivienda porque soy ingeniero mecánico”, indicó Trinchero a modo de ejemplo.

Destacó que se trata de una profesión, además de ser “muy noble”, que se encarga de “verificar, medir y calcular un hecho físico”. Cuando se desarrolla un proyecto, el ingeniero debe contemplar distintas variables, como su practicidad, confiabilidad y rentabilidad.

La pandemia y la virtualidad

Desde hace poco más de un año, la pandemia del coronavirus obligó a modificar los hábitos de los ciudadanos, incluso los más comunes, y llevó a adaptar prácticas consideradas normales bajo un nuevo enfoque.

En ese contexto, la delegación local mantuvo un rol activo en los procesos de elaboración de protocolos sanitarios, considerando los lineamientos que deben cumplirse con el aporte de los ingenieros en seguridad e higiene. Además de los solicitados de manera privada, colaboró con el desarrollo del esquema que se implementó en Tandil para poner en funcionamiento la actividad de la construcción el año pasado, luego de varios meses de paralización.

Hacia el interior, los ingenieros cumplieron con un año de actividad marcada por la virtualidad, con los desafíos que implica para una tarea que demanda estar en el lugar. “El profesional tiene que tener la capacidad de mirar el funcionamiento de un lugar, de oír las máquinas”, planteó.

Higiene y seguridad en el trabajo

Una de los aspectos que requieren asesoramiento profesional es la higiene y seguridad en el trabajo, rama que el pasado 21 de abril celebró su día al conmemorarse la sanción, en 1972, de la Ley nacional 19.587.

La normativa de Higiene y Seguridad en el Trabajo, reglamentada por decreto 351/79, se convirtió en un hecho fundamental en materia de prevención de accidentes laborales en el país.

Trinchero, que desde hace años brinda asesoramiento en la temática a la Usina Popular y Municipal de Tandil, sostuvo que, si bien hay algunas excepciones, la ley indica que la gran mayoría de las empresas debe cumplir con el servicio, además del de medicina laboral.

En materia de higiene y seguridad, “nosotros cuidamos a la persona, aseguramos su vida. Lo hacemos desde el momento que sale de su casa al trabajo, durante toda la jornada de trabajo y de regreso al hogar”, resaltó.

“La normativa establece las condiciones que se deben tener como trabajador en cada empresa o industria, pero no decía nada sobre la cobertura” frente a un posible accidente.

Este enfoque se incorporó en 1996 cuando se aprobó la Ley 24.557 de Riesgos del Trabajo, que propone la prevención de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

La delegación de Tandil funciona de lunes a viernes de 8 a 11 en Uriburu 1225. El teléfono es 444-0140 y el correo electrónico es delegtandil@gmail.com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.