El Colegio de Ingenieros apuesta a la capacitación y formación continuas para jerarquizar la profesión

En su día, los ingenieros conmemoran la expansión de una profesión que ya lleva más de un siglo y medio de existencia. Habiendo sorteado varios de los desafíos impuestos por la pandemia, se proponen seguir ampliando los conocimientos para cada una de las especialidades, reforzar la importancia de la matriculación y continuar trabajando en pos de la comunidad.

El representante del Centro de Ingenieros de Tandil, Hernán Alonso, contextualizó el hecho histórico que llevó a darle relevancia a la fecha, recordando que el Día del Ingeniero se conmemora a razón de que el 16 de junio de 1865 se creó la carera de Ingeniería en el departamento de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Fue la pionera en el país y de allí surgió la primera promoción de ingenieros argentinos. Ha pasado más de un siglo y medio y a lo largo de estos años, las ingenierías se han ido diversificando y modificando sus currículas a través de las distintas facultades, tanto que a la fecha hay más de 150 especialidades.

Desde el Colegio de Ingenieros, en Tandil y la región, tienen visualizadas unas 18 activas, que son muy específicas y a la vez muy disímiles entre sí. “Por ejemplo tenemos la mecánica, electromecánica, eléctrica, civil, ingeniero en alimentos, industrial, químico, seguridad e higiene, telecomunicaciones, informática, construcciones e hidráulica entre muchas más”, enumeró.

Alonso también recordó que la entidad pertenece al Distrito III que cuenta con 27 localidades, y actualmente cuentan con un total de 600 matriculados, siendo 75 de ellos los que tienen matrícula tandilense activa.

Actualización profesional

El año pasado habría que dividirlo en dos semestres, donde el primero resultó muy complejo aunque la obra pública se habilitó en el primer Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

A partir de ahí comenzaron a trabajar con el Municipio en la elaboración del protocolo para la obra privada, que ayudó a la reactivación del sector e incluyó a los ingenieros en higiene y seguridad, que consideró de “vital importancia” no solo para la seguridad, sino para dar cumplimiento a las normativas vigentes.

Desde que la pandemia se instaló, la institución se propuso en todo momento apostar a la capacitación y formación continua, poniendo a disposición de cada una de las especialidades charlas, jornadas y todo lo que sume a la instrucción y actualización profesional.

Asimismo, tomando la experiencia tandilense pionera en la elaboración del protocolo, se intentó trabajar con los distintos municipios del distrito para buscar reactivar la obra privada. “Muchas de las cosas que hemos implementado en Tandil se ha llevado adelante en otras localidades”, reveló.

Al día de hoy no hay ninguna de las especialidades que esté privada de ejercer, aunque sí varios lo hacen con altibajos en las posibilidades, dependiendo de cada sector.

En este sentido, dijo que probablemente el área más comprometida sea el de la industria, en tanto que el servicio de higiene y seguridad como es un requisito por ley ha tenido para este año una fuerte recuperación, en el orden del 30 por ciento respecto del año pasado. “Eso es relativamente positivo”, confirmó.

Además, la reciente disposición de que Agencia de Seguridad Vial, que exige para la certificación de los tráiler de hasta 750 kilos la intervención de un ingeniero matriculado, ha llevado a recoger varias demandas en la delegación para saber cómo es el trámite.

De hecho, Alonso invitó a todo aquel vecino que necesite despejar dudas, realizar consultas de distinta índole, ponerse en conocimiento, contratar servicios de las diferentes espacialidades, ponerse en contacto con la institución. Para esto, vale informar que la delegación del Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires en Tandil está en Uriburu 1225, teléfono 249-4440140, email: delegtandil

Un presente y futuro más promisorio

Sin dudas que, como a todos, el coronavirus ha impuesto desafíos también para los ingenieros y al respecto, el presidente de la delegación, sostuvo que se han generado momentos de incertidumbre, con preocupaciones comunes a todos los profesionales.

“Hubo varias consultas e intervenciones de los matriculados, sobre todo desde aquellos que por su trabajo necesitaban circular y había dudas sobre cómo acreditar los permisos”, explicó. En esos casos desde el Colegio asesoraron a uno por uno, dependiendo del sector.

En general, dijo, hubo una recuperación este año, producto de que se habilitaran varias actividades. “Nosotros somos como un termómetro de cada sector y los que no eran esenciales sintieron fuertemente el impacto, pero por suerte después comenzó a revertirse”, señaló.

Asimismo, mencionó que en 2021 ha tenido una fuerte evolución la economía y por ende, se transcribe en más trabajo para los ingenieros. Así, la perspectiva y visión a futuro se enfoca en jerarquizar la profesión a través de la capacitación y formación continua, como en la defensa de los alcances de títulos profesionales y reforzar la importancia de la matriculación .

“Este año por lo menos viene mejorando y el espíritu es seguir vinculado a la comunidad, trabajar para mejorar la articulación con las instituciones intermedias y las reparticiones municipales y provinciales”, concluyó, no sin antes dejar un saludo a toda la comunidad en su día.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.